Atentados en Granada no son más que un rumor de redes y esperemos que continúe siéndolo

Europa en pleno, pero en especial la colectividad Española, se encuentra alarmada, apesadumbrada y en alerta por la renovada y creciente ola de atentados terroristas que vienen a estremecer el Continente entero.

Y no es para menos, si consideramos que los atentados ocurridos el pasado 17 de agosto en Las Ramblas de Barcelona y Cambrils, que vinieron a encender todas las alarmas de las autoridades y los ciudadanas comunes, pese a que el nivel de alarma terrorista no se ha elevado. Pero sin duda alguna, las medidas de seguridad han sido reforzadas.

Pues bien, para nadie es un secreto, que Granada como ciudad y más allá como Municipio, ha sido amenazado en varias ocasiones en el pasado, por una facción extremista y terrorista del Medio Oriente. La denominada Daesh. En este aspecto, vale destacar que debido a sus connotaciones negativas (para ellos), el grupo ISIS, odia que se le nombre Daesh, lo que hay que aplastar o destruir. Pues bien, son innumerables las amenazas que se cuentan a quienes lo hacen.

Ahora, centrándonos en el día a día, hace apenas unas pocas horas, empezó a circular por las redes sociales, un rumor que aseguraba que tendría lugar un inminente atentado en Granada, específicamente en La Alhambra y cuyos responsables serian ISIS.

Por ejemplo, vía mensajería instante WhatsApp, se hablaba de un inevitable atentado en híper y supermercados de la zona, asi como en su área comercial. Tranquilos, sólo se trata de un rumor.

Pero otras personas, fueron más allá, sin motivo aparente, una seora, llegó  a afirmar por Facebook, que su hija, “había presenciado a un grupo de yihadistas arrojando bombas de humo cerca a la Mezquita de La Alhambra. Y que el sitio se encontraba acordonado por las autoridades policiales. Nuevamente, se trató de un bulo, un rumor que hay que desestimar rápidamente, para evitar caos y temores innecesarios.

No se trata pues, de permanecer impasibles e ignorando las alertas sino de saber que información se deja circular, comprobando antes su veracidad.